RESERVA HOTELES AL: 01800-2722304 Clave: HEM

Ex Convento de San Bernardino de Siena

atractivos de Queretaro

Foto de: Taxcolandia, Gro; México

Muy cerca de la calle Juárez y a una cuadra aproximadamente de la Catedral de Santa Prisca se encuentra el ex Convento de San Bernardino de Siena, del cual ahora solamente la iglesia es la que cumple con su función original.

Este convento fue construido por la orden de los menores de San Francisco bajo la tutela del franciscano Francisco de Torantos, en 1592, sin embargo algunos años más tarde y a causa de ciertos desastres naturales, este templo sufrió severos daños, mismos que llevaron a su reconstrucción, dejandola con el estilo neoclásico con el que ahora se observa.

Uno de los elementos más representativos de este lugar es sin duda el Cristo del Santo Entierro, el cual se deja ver entre la multitud la noche del viernes santo representando en procesión el entierro de cristo después de ser crucificado, al llegar a la iglesia se coloca en un féretro que será su última morada, una tradición de las más concurridas.

Según la leyenda esta imagen llegó aquí de una manera misteriosa, pues cuentan que en una noche de plena calma, a siete días exactos de la semana mayor, cuando los frailes que aquí habitaban dormían, de repente una serie de fuertes golpes a la puerta principal les hizo levantar, con la expectativa de ser algún feligrés necesitado de su ayuda, grande fue la sorpresa al abrir el portón y descubrir que no había persona alguna, solo una mulita que llevaba consigo un bulto que a simple vista parecía pesado, ellos salieron en busca del dueño de este animal mas fue en vano porque no hallaron a nadie, por lo que decidieron dar asilo a la mula para hacerle descansar de la carga que llevaba; al amanecer, uno de los frailes se dispuso a alimentarla pero mayor fue su sorpresa pues ya no estaba pero el saco que llevaba sí continuaba en el mismo lugar; al no encontrar al dueño del paquete y presos de la curiosidad, lo desataron y descubrieron que lo que ahí se encontraba era un cristo con visagras en brazos, piernas y cuello que le permitían movimiento e incluso podía moverse de la cruz y ser colocado de nuevo. Al paso de los días continuaron investigando la procedencia del animal pero hasta nuestros días aún no hay respuesta ni explicación lógica a tales hechos.

Además de esta imagen se encuentra una donada por los plateros taxqueños, un cristo hecho de plata, pero no es el único, en realidad este es el templo donde se venera la mayor cantidad de santos, así que las fiestas patronales no se hacen esperar.
En la Parte trasera del recinto se han colocado algunas estatuas que representan lo que se hace cada semana santa en la comunidad, se trata de algunos hombres con el pecho descubierto, capucha en la cabeza y descalzos que se flajelan con látigos que contienen clavos de acero.

 

Destinos de Interés